lunes, 6 de octubre de 2008

La violación a hombres


Si bien el abuso sexual tiene rostro de mujer, los atentados sexuales cometidos contra varones no son un problema menor. En realidad, es un problema que va en aumento, y el silencio que se guarda al respecto contribuye a ello.
Si bien las consecuencias para la víctima guardan muchas semejanzas para ambos casos, el silencio y el tabú son mayores para los hombres por diversas falsas creencias que a grosso modo intentamos explicar:
Los hombres no pueden ser violados. Cualquier hombre, sin importar su edad, fortaleza física, condición social o cualquier otro factor puede ser atacado sexualmente. Muchas víctimas suelen entrar en un estado de shock que les impide defenderse.
Solo les pasa a los homosexuales. A pesar de que los hombres gay son más vulnerables a estos ataques, eso no excluye a los heterosexuales. Asimismo, una gran mayoría de los victimarios son hombres que se identifican como “heterosexuales”, por lo que la violación es más producto de ira y deseo de humillar y controlar a la víctima, que por deseo sexual.
Los hombres violados no sufren tanto como las mujeres violadas. Toda víctima de violación sufre de diversas maneras, más allá de la cuestión de género. Aunque las mujeres son las que corren el riesgo de un embarazo, los hombres tienen mayores posibilidades de contraer VIH y otras enfermedades venéreas.
Ocurre solo en las prisiones. Si bien estos casos son comunes por el hacinamiento y la violencia de estos lugares, las violaciones a hombres pueden ocurrir en el hogar, la escuela, el trabajo, la calle, donde sea.
Solo los hombres pueden violar. Aunque estos casos son muy raros, las mujeres sí pueden ser violadoras, y cometer el atentado a través del uso de objetos o cualquier otra parte de su cuerpo (no la vagina) para penetrar a un hombre.
Referido: AEST